sábado, 11 de junho de 2011

O FIM! | Confissão de Schleitheim | Católicos Liberais

 Cheguei ao fim!!!

Gostaria de agradecer a atenção de todas e todos e o amor em cada comentário e mensagem....o blog vai continuar no ar 
porém não atualizarei mais devido a alguns insultos recebidos por ser um blog liberal cristão e as insinuações maldosas de que confundo os crentes; e também porque também quero ler os meus posts.... Tudo isto (bem e mal) ocorreu para o meu bem; na verdade só fortaleceu a minha vontade de encerrar as minhas postagens.... Só peço que  façam bom uso do material postado sem deixar de dar os créditos o que é um direito de todo o blogueiro sério....!!!!

Twitter

profile

TechTudo

TechTudo

Aprenda a ligar qualquer computador desligado da sua rede usando um atalho na tela do Android. http://glo.bo/ioOnfN18 minutes ago · reply · retweet · favorite
Já usou a calculadora do Google? Conheça as 10 principais funções do aplicativo.http://glo.bo/jbb9PG2 hours ago · reply · retweet · favorite
Confiram o trailer de Halo: Combat Evolved Aniversary. http://glo.bo/jbQJGH3 hours ago · reply · retweet · favorite
Um estudante de Ciência da Computação diz que Apple copiou sincronização de músicas por Wi-Fi. http://glo.bo/kDRtpk6 hours ago · reply · retweet · favorite

Amei fazer parte desta família virtual!!!!








































































Confesión de Schleitheim

Amados hermanos y hermanas: Nosotros, que nos hemos reunido en el Señor en Schleitheim am Randen declaramos, en puntos y artículos, a todo aquel que ama al Señor: Que en cuanto a nosotros atañe, hemos sido conducidos a esta unidad en la que nos plantamos firmes en el Señor como hijos obedientes de Dios (hijos e hijas) que hemos sido separados y nos mantendremos separados del mundo en todo lo que hagamos y dejemos de hacer. La alabanza y la gloria sean sólo para Dios, esto ha sido posible sin la disconformidad de nadie, hallándose todos los hermanos en completa paz al respecto. En esto hemos sentido la unidad del Padre y de nuestro Cristo común, hechos presentes con nosotros por medio de su Espíritu. Porque el Señor es Señor de paz y no de contienda, como Pablo indica. Para que veáis en qué puntos experimentamos esto, debéis observar y comprender lo siguiente:
Una gran ofensa ha sido introducida entre nosotros por ciertos falsos hermanos, por la que varios se han apartado de la fe, pretendiendo practicar y observar la libertad del Espíritu y de Cristo. Pero estas personas se han desviado de la verdad (para su propia condenación) y se han entregado a la lascivia y el libertinaje de la carne. Han pensado que la fe y el amor pueden hacer y permitir cualquier cosa y que nada les puede dañar ni condenar, ya que presumen de «creyentes».
Tomad nota de ello vosotros, miembros de Dios y de Cristo Jesús, que la fe en el Padre celestial por medio de Jesucristo no toma esa forma; que no produce ni genera tales cosas como estos falsos hermanos y hermanas practican yenseñan. Guardaos y estad sobre aviso respecto a tales personas, puesto que no sirven al Padre, sino a su propio padre, el diablo.
Pero entre vosotros esto no es así; puesto que los que están en Cristo han crucificado la carne con toda su lujuria y sus deseos. Ya me entendéis, y sabéis a quienes nos referimos. Separaos de ellos, puesto que se han pervertido. Rogad al Señor que les sea concedido el conocimiento que produce arrepentimiento, y rogad por nosotros, que nos mantengamos constantes y perseveremos en el camino que hemos emprendido, para la gloria de Dios y de Cristo su Hijo, amén.

Los siete artículos

Los artículos que hemos tratado y en los que hemos sido conducidos a la unidad, son estos: el bautismo, la excomunión, el partimiento del pan, la separación de la abominación, los pastores de la congregación, la espada, el prestar juramento.

I. Observad respecto al bautismo: El bautismo será administrado a todos aquellos que hayan sido instruidos en el arrepentimiento y el cambio de vida, que de verdad creen que sus pecados les han sido quitados por medio de Cristo, y a todos aquellos que desean andar en la resurrección de Jesucristo y ser sepultados juntamente con él en la muerte, a fin de resucitar juntamente con él; a todos aquellos que entendiendo estas cosas, lo desean ellos mismos y nos lo piden. En esto queda excluido todo bautismo infantil, que constituye la primera y mayor de las abominaciones del papa.
Respecto a esto, tenéis razones y testimonio de sobra en los escritos y en la práctica de los apóstoles. Nos atenemos a esto con sencillez pero con toda firmeza y seguridad.

II. Hemos sido conducidos a la unidad respecto a la excomunión, de la siguiente manera: La excomunión ha de emplearse con todos aquellos que se han entregado al Señor para seguirle en sus mandamientos; aquellos que han sido bautizados en un mismo cuerpo de Cristo, y presumen de llamarse hermanos o hermanas, y que a pesar de todo acaban cayendo en el error o el pecado, siendo sorprendidos en su simpleza. Tales personas han de ser advertidas dos veces en privado, y una tercera vez han de ser amonestados en público ante la congregación entera según el mandamiento de Cristo (Mateo 18). Sin embargo esto ha de hacerse conforme al orden establecido por el Espíritu de Dios, antes del partimiento del pan, para que podamos todos partir y comer de un mismo pan y beber de una misma copa en un mismo espíritu y en un mismo amor.

III. Respecto al partimiento del pan, hemos llegado a la unidad y estamos de acuerdo así: Todos los que desean partir el mismo pan en conmemoración del cuerpo partido de Cristo, y todos los que desean beber de una misma bebida en conmemoración de la sangre vertida de Cristo, primeramente han de estar unidos en un mismo cuerpo de Cristo, o sea la congregación de Dios, cuya cabeza es Cristo; y esto mediante el bautismo. Porque como Pablo indica, no podemos participar a la vez de la mesa del Señor y de la mesa de los diablos. Tampoco podemos participar y beber a la vez de la copa del Señor y de la copa de los diablos.
O sea que nadie que tenga compañerismo con las obras muertas de las tinieblas puede participar en la luz. Así, ninguno que siga al diablo y al mundo puede tener parte entre los que han sido separados del mundo para Dios. Quienquiera yace en la maldad no halla lugar entrelos buenos.
Por este motivo tiene forzosamente que resultar que todo aquel que no comparte un mismo llamado de un mismo Dios a una misma fe, a un mismo bautismo, a un mismo espíritu, a un mismo cuerpo conjuntamente con todos los hijos de Dios, tampoco puede ser partícipe de un mismo pan con ellos, tal y como tendría que suceder en cuanto uno quisiera partir el pan correctamente según el mandamiento de Cristo.

IV. Hemos sido conducidos a la unidad tocante a la separación que ha de mantenerse respecto a los malos y perversos que el diablo ha sembrado en este mundo, sencillamente como sigue: En que no hemos de tener comunión con los tales, ni correr juntamente con ellos en la confusión de sus abominaciones. Por este motivo: Todos los que no han entrado a la obediencia de la fe y no se han unido a Dios de tal manera que anhelan hacer su voluntad, son una gran abominación delante de Dios; por consiguiente, aparte de cosas abominables, ninguna otra cosa puede salir ni brotar de ellos. Ahora bien: No existe en el mundo otra cosa que el bien y el mal, la fe y la infidelidad, las tinieblas y la luz, el mundo y aquellos que han sido separados del mundo, el templo de Dios y los ídolos, Cristo y Belial; y es imposible que tengan comunión entre sí.
A nosotros, entonces, el mandamiento de Dios nos resulta obvio, mediante el cual nos manda separarnos y mantenernos separados del malvado, a fin de que él sea nuestro Dios y nosotros seamos sus hijos e hijas.
Además: El nos exhorta por tanto salir de Babilonia y del Egipto terrenal, para que no seamos partícipes en su tormento y sufrimiento, que el Señor traerá sobre ellos.
De todo lo cual debemos aprender que todo aquello que no haya sido unido a Dios en Cristo no puede ser otra cosa que una abominación cuyo contacto hemos de evitar. Nos referimos con esto a todas las obras e idolatría y reuniones papistas y contrapapistas, a la asistencia a iglesias y casas de alterne, a las fianzas y garantías de los infieles, y a otras cosas por el estilo, cosas que el mundo tiene en alta estima y que sin embargo son carnales o incluso rotundamente contrarias al mandamiento de Dios, según el patrón de la iniquidad que hay en este mundo. Hemos de separarnos de todas estas cosas y no tener nada que ver con ellas, ya que no son más que abominaciones que nos harían despreciables delante de nuestro Cristo Jesús, quien nos ha liberado de la servidumbre a la carne y hecho aptos para servir a Dios y al Espíritu que él nos ha dado.
Por la misma lógica hemos de dejar de lado también las armas diabólicas de la violencia, tales como la espada y la armadura (y renunciar a su empleo para protección de amigos y contra enemigos), teniendo en cuenta la palabra de Cristo: «no resistáis al que es malo».

V. Hemos sido conducidos a la siguiente unidad sobre los pastores en la iglesia de Dios: El pastor en la iglesia ha de ser una persona acorde con la regla de Pablo, plena y completamente, que goza de buena reputación con los que están fuera de la fe. La función de tal persona será la de leer y exhortar y enseñar, advertir, amonestar y excomulgar en la congregación, y de presidir entre los hermanos y las hermanas en la oración y en el partimiento del pan, y en todas las cosas cuidar el cuerpo de Cristo, para que sea edificado y se desarrolle, a fin de que el nombre de Dios sea alabado y honrado por medio nuestro, y la boca del que se burla sea cerrada.
Ha de ser mantenido, según fuere su necesidad, por la congregación que le haya elegido, para que todo aquel que sirve el evangelio pueda asimismo vivir de ello, tal y como el Señor lo ha ordenado.
Mas si el pastor hiciere algo digno de reprensión, nada se hará con él si no es mediante la palabra de dos o tres testigos. Si pecan serán reprendidos públicamente, para que otros teman.
Mas si el pastor tuviera que huir o fuera conducido al Señor mediante la cruz, en esa misma hora otro será ordenado en su lugar, para que el pequeño pueblo y la manada pequeña de Dios no sea destruida, sino que sea conservada y consolada.

VI. Hemos sido unidos como sigue tocante a la espada: La espada constituye un ordenamiento de Dios fuera de la perfección de Cristo. Castiga y mata a los malvados, y guarda y protege a los buenos. En la ley, la espada fue establecida sobre los malvados para castigo y para muerte, y los gobernantes seculares son establecidos para emplearla.
Mas en la perfección de Cristo sólo se emplea la excomunión, para la amonestación y la exclusión del que ha pecado, sin la muerte de la carne sino sencillamente mediante la advertencia y el mandamiento de que deje de pecar:
Muchos, al no comprender la voluntad de Cristo para nosotros, se preguntarán si un cristiano no puede y debe hacer uso de la espada contra los malvados para protección y defensa de los buenos, o motivados por el amor.
La respuesta nos ha sido revelada por unanimidad: Cristo enseña y manda que aprendamos de él, que es manso y humilde de corazón, y que así hallaremos descanso para nuestras almas. Cristo dice a la mujer hallada en adulterio, no que deba ser apedreada según la ley del Padre (aunque dice: «lo que el Padre me ha mandado, eso he hecho»), sino que con misericordia y perdón y una amonestación de que no peque más, dice: «Ve, y no peques más». Es exactamente así como debemos proceder nosotros también, según la regla de la excomunión. En segundo lugar algunos preguntan respecto a la espada si un cristiano debe dictar sentencia en disputas y contiendas sobre asuntos terrenales, tales como los incrédulos tienen entre sí. La respuesta: Cristo no quiso decidir ni juzgar entre dos hermanos respecto a su herencia, sino que se negó a ello. Así también debemos proceder nosotros. En tercer lugar suele preguntarse respecto a la espada si un cristiano debe servir como magistrado si resulta nombrado a tal cargo. La respuesta es la siguiente: Quisieron poner a Cristo como rey, pero el huyó y no vio en ello la voluntad de su Padre. Nosotros debemos hacer como él hizo y seguirle a él, y así evitaremos andar en las tinieblas.
Porque él mismo dijo: «Todo aquel que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo y tome su cruz y sígame». Además él mismo prohíbe la violencia de la espada cuando dice: «Los príncipes de este mundo se enseñorean sobre ellos, etc., pero no sea así entre vosotros». Además Pablo dice: «A los que conoció de antemano, Dios los predestinó a ser hechos conformes a la imagen de su Hijo, etc.» Pedro también dice: «Cristo sufrió -no reinó -dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas».
Por último, queda claro por los siguientes puntos que no le corresponde al cristiano la magistratura: el gobierno de las autoridades es conforme a la carne, mas el de los cristianos conforme al Espíritu. Sus casas y morada permanecen en esta tierra, la de los cristianos les aguarda en el cielo. Su ciudadanía está en este mundo, la de los cristianos está en el cielo. Las armas de su contienda y guerra son carnales y tan sólo eficaces contra la carne, mas las armas de los cristianos son espirituales, eficaces contra toda fortaleza del diablo. Los mundanos se arman con acero y hierro, mas los cristianos se arman con la armadura de Dios, con verdad, justicia, paz, fe, salvación, y con la Palabra de Dios. En una palabra: así como piensa Cristo, nuestra Cabeza, así también hemos de pensar los miembros del cuerpo de Cristo por medio de él, para que no haya división en su cuerpo, lo cual resultaría en su destrucción. Entonces, puesto que Cristo es tal como se escribe acerca de él, así también sus miembros han de ser iguales, para que su cuerpo permanezca entero y unido para su propio progreso y edificación.
Porque cualquier reino que esté dividido en sí mismo, será destruido.

VII. Hemos sido unidos como sigue respecto a prestar juramento: El juramento es una confirmación entre los que están discutiendo o haciéndose promesas. En la ley viene mandado que se pronuncie en el nombre de Dios, verazmente y no en falso. Cristo, que enseña la perfección de la ley, prohíbe todo juramento entre sus seguidores, tanto si es veraz como si es falso; ni por el cielo ni por la tierra, ni por Jerusalén ni por la propia cabeza; y esto por el motivo que explica:
«Porque no puedes hacer blanco o negro ni un solo cabello». Por lo que se ve claramente que queda prohibido prestar cualquier juramento. No podemos ejecutar lo que se amenaza al jurar, puesto que somos incapaces de cambiar lo más diminuto de nuestra naturaleza.
Ahora bien, hay personas que no creen el sencillo mandamiento de Dios y dicen: «Sin embargo Dios juró por sí mismo a Abraham, porque él era Dios (cuando le prometió que le haría bien y que sería su Dios si guardaba sus mandamientos). Entonces, ¿por qué no puedo jurar yo mismo si le prometo a alguien alguna cosa?» La respuesta: Oíd lo que dice la Escritura: «Dios, deseando mostrar más plenamente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su propósito, interpuso un juramento, a fin de que por dos cosas inmutables seamos grandemente consolados (porque es imposible que Dios mienta)». Observad el sentido del pasaje: Dios tiene poder para hacer lo que te prohíbe a ti, puesto que para él todo es posible. Dios le juró solemnemente a Abraham, dice la Escritura, a fin de dar fe de que su palabra es inmutable. Eso quiere decir: nadie puede interponerse o desbaratar su voluntad; de manera que él puede cumplir su juramento. Pero nosotros, como dijo Cristo, no podernos ejecutar o cumplir nuestro juramento y por lo tanto no debemos jurar.
Otros dicen que el prestar juramento no puede quedar prohibido por Dios en el Nuevo Testamento cuando había quedado mandado en el Antiguo. Según ellos, lo único que se prohíbe es que se jure por el cielo, la tierra, Jerusalén y nuestra cabeza. Respuesta: oíd la Escritura. Todo aquel que jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por aquel que en él se sienta. Observad: queda prohibido jurar por el cielo, que tan sólo es el trono de Dios. ¿Cuánto más queda prohibido jurar por Dios mismo? Ciegos necios, ¿qué es mayor? ¿El trono, o aquel que en él se sienta?
Otros dicen, entonces si está mal emplear a Dios para establecer la verdad, entonces los apóstoles Pedro y Pablo también juraron. Respuesta: Pedro y Pablo tan sólo dan testimonio de aquello que Dios había prometido a Abrahán, cosas que años más tarde nosotros hemos recibido. Pero cuando uno testifica, testifica respecto a realidades presentes, sean buenas o malas. Es así como Simeón habló sobre Cristo a María y testificó: «He aquí, éste ha sido puesto para derribar y levantar a muchos en Israel y para ser señal de contradicción». Cristo nos enseñó lo mismo cuando dijo: «Sea vuestro hablar Sí, Sí; y No, No; porque todo lo que es más que esto procede del maligno». Dice que vuestro hablar o vuestra palabra ha de ser Sí y No, para que nadie interprete que él lo permitía. Cristo es simplemente Sí Y No, y todos los que le buscan con sencillez, comprenderán su palabra. Amén






American Catholic Council PO Box 3106
Barrington, IL 60010  
Copyright
American Catholic Council
All Rights Reserved
Privacy Policy
 | Terms of Use



Prayer sustains family from tornado to hospital
Stephen Baldwin directs faith-based video

Responsabilidades


DECLARACIÓN DE DERECHOS Y RESPONSABILIDADES
DE CATÓLICOS EN LOS ESTADOS UNIDOS

La persona, como ser humano, tiene derechos. Estos derechos no son ni merecidos ni concedidos. Se derivan del hecho mismo de nuestra existencia. Uno de estos es la vida; otro es la libertad.
Si la vida y la libertad son derechos, entonces todo lo necesario para mantenerlos también son derechos: casa y comida, salud y trabajo, educación y esparcimiento.
Ninguno de estos derechos es absoluto. Uno no puede usarlos para explotar a los demás. El ejercicio de los derechos exige que cumplamos con nuestras responsabilidades hacia nuestro prójimo.
Los ciudadanos de los Estados Unidos están muy conscientes de sus derechos. Éstos están escritos en la Constitución misma de este país. Los norteamericanos los conocen: libertad de expresión y de reunión pacífica, derecho a disentir y a un proceso legal justo, libertad de culto, libertad de prensa y protección contra castigos crueles y fuera de lo común, derecho al voto y presunción de inocencia.
Cuando uno decide hacerse católico, trae todos estos derechos humanos a la Iglesia, la cual tiene la obligación solemne de protegerlos y no violarlos. Cuando uno es católico en los Estados Unidos, la Iglesia tiene la obligación de salvaguardar esos derechos que definen lo que es ser ciudadano—a menos que sean incompatibles con el catolicismo. No se le debe decir a una persona que puede ser católica siempre y cuando sea menos norteamericana. No podemos afirmar que los derechos fundamentales no tienen un lugar en la Iglesia de Cristo.
Los administradores de la Iglesia no deben decirnos que ya no hay libertad de expresión o libertad para disentir o para reunirse o para esperar un proceso legal justo cuando uno pertenece a la Iglesia. Esto es claramente erróneo; tan es un delito por derecho propio que el Código de Derecho Canónico prevé la articulación de estos derechos.
En algún momento de nuestra historia existió la sospecha de que una persona no podía gozar de la plenitud de la ciudadanía y ser al mismo tiempo un/a católico/a verdadero/a. Esta actitud llevó a este país a temer el involucramiento de los católicos en la política de los Estados Unidos. No fue sino hasta el papado del Beato Juan XXIII, el advenimiento de John F. Kennedy y la celebración del Segundo Concilio Vaticano que estos temores finalmente cedieron.
A menudo escuchamos que “la Iglesia no es una democracia.” Esto evidentemente no es verdad. Concilios Ecuménicos, elecciones papales y elecciones de superiores/as religiosos/as se llevan a cabo con regularidad. El primer Concilio Ecúmenico celebrado en el año 325 declaró inválida la ordenación de un sacerdote a menos que la comunidad lo escogiera. Los laicos escogían a los papas y a los obispos. Esencialmente, la doctrina católica sostiene que todos/as reciben al Espíritu Santo y que por el bautismo todos los/as católicos/as son iguales. Además, hay evidencia bien fundamentada que en la Iglesia primitiva hubo mujeres que recibieron las órdenes de diaconisas, sacerdotes y obispas.
Las distinciones entre el clero y los/as laicos/as son funcionales y arbitrarias. Su valor está siempre subordinado a la igualdad baptismal, que les da a todas las personas católicas el sacerdocio, el derecho a la Eucaristía y el estado de pleno derecho en la comunidad.
Cristo no predicó un evangelio de privilegio y prioridades, de fueros o de discípulos de mayor o menor rango. Cristo no proclamó que el Reino de Dios se compone de aquellos cuyos derechos a la palabra, o a un proceso legal justo, o a la presunción de inocencia serían restringidos.
La carta magna del Reino de Dios son las bienaventuranzas; su constitución es la Buena Nueva que Jesús proclamó; sus credenciales consisten en el mandamiento que nos amemos los unos a los otros.
A la luz de estos principios y preceptos, nosotros, conscientes de nuestro bautismo, ansiosos de ser plenamente ciudadanos de los Estados Unidos y plenamente católicos, ofrecemos este Proyecto de Ley de Derechos y Responsabilidades con la intención de definir quienes somos y de establecer la misión del Concejo Católico Norteamericano. El Concejo busca el reconocimiento de estos derechos y su aplicación aquí y en todo el mundo.

DECLARACIÓN DE DERECHOS Y RESPONSABILIDADES
DE LOS CATÓLICOS

I. Todo/a católico/a debe ser auténtico/a en la integridad de su persona según la norma de los derechos de conciencia y las necesidades de la comunidad.
II. Toda persona católica, en virtud de su bautismo, tiene el derecho y la responsabilidad a una verdadera comunidad cristiana, a un liderazgo pastoral que respete a cada creyente y a la Eucaristía, que es una celebracion sacramental del amor de Dios y de su presencia.
III. Todas las personas católicas tienen el derecho a ser seleccionadas para liderazgo ministerial dentro de la comunidad y la responsabilidad de responder a este llamado si el deseo de la comunidad y los carismas de la persona apuntan en esa dirección.
IV. La autenticidad y la conciencia exigen que se proteja la libertad de expresión y la libertad de disentir, la libertad de reunión y la libertad de no ser acusado/a o rechazado/a arbitrariamente.
V. Todos/as los/as bautizados/as tienen derecho a todos los sacramentos y esta suposición es siempre a su favor; nunca la pueden comprometer normas ajenas a la naturaleza del sacramento.
VI. Toda persona católica tiene el derecho a su reputación, integridad y al derecho a resistir politicas de la Iglesia institución que busquen anularlos.
VII. Los/las bautizados/as y sus comunidades solamente pueden ser protegidos por una separación de los poderes ejecutivo, legislativoy judicial en la Iglesia, y pudiendo hacer oir su voz en todos los grupos involucrados en la seleccion de los administradores y dirigentes de la Iglesia.
VIII. Todo/a católico/a bautizado/a tiene un papel importante que desempeñar, a través del Sensus Fidelium, en la interpretación del Evangelio, la Tradición de la Iglesia y la Estructura de la Iglesia.
IX. Los/as católicos/as tienen derecho a convocar y expresarse en una asamblea legal y estructurada en la cual su voz pueda ser escuchada y tomada en cuenta. Dado que los concilios ecuménicos son los máximos órganos de deliberación en la Iglesia, estos concilios deben ser convocados automáticamente a intervalos regulares, y deben otorgar los derechos de voto adecuados y proporcionales a todos los grupos importantes y diversos en la Iglesia.
X. Los administradores de la Iglesia se abstendrán de adoptar cualquier norma que restrinja los derechos y responsabilidades de los/las bautizados/as y de sus comunidades.

Labels

Blogroll

Search

Popular posts

Protestante por consciência calvinista e zuingliana, um teísta remanescente (cristão integrado na Oholyáo de YÁOHU UL/Ele-Ela) antinominiano esteta ecuménico e inclusivo

Blogger templates

Blognovela - Simplismente Layla

Capítulo 1: De volta ao passado oco Capítulo 2: Varão em perigo Capítulo 3: Desodorante Roll-on Capítulo 4: Travesti de Satanás Capítulo 5: Tragédia em Cristo Capítulo 6: Evangelizando na Cadeia Capítulo 7: Direto para o Inferno Capítulo 8: Inimigo Misterioso Capítulo 9: Ataque Satânico
Capítulo 10: A Noite da Concepção (revelação da paternidade de Layla Camila) Capítulo 11: O tempo não pode apagar
Capítulo 12 - Final: The End (o fim em inglês)


Fluir.tv
edsom on livestream.com. 


A minha Lista dos meus blogues

Número total de visualizações de página

Blogger templates

Inspiration Report
If your brothers in Christ were to describe you in one word, what would it be?
In many old letters, I noticed several friends wrote down that when they think of me, they get the word: “happy”. Warmed my soul.
It reminded me of a statement that an old roommate made about me last year: “I can’t ever imagine you depressed.” It floored me, because I wasn’t always like this. I spent a lot of my youth just generally bummed out about life. And then in my 20s, I was always lamenting whatever I didn’t have.
However, something about my 30s has filled me optimism. I wish I could tell you what it is, but I simply determined to enjoy my life. I want to be happy. I seek out happy things, and miraculously happiness seems to find me.
Pastor and author Joel Osteen is famous for speaking up for happiness and the importance to practice it every day. You can’t wait for circumstances to get better. You have to create your own good fortune. So look for ways to be happy every day.
“Seek and ye shall find.” Read the follow-up blog: What Makes You Happy?
More Wisdom from The Osteens:Joel Osteen on the Creative Power of Words Become a Better You Victoria Osteen Says ‘Love Your Life’
Read more:

This Week on Hour of Power - Easter 2011 from Crystal Cathedral Ministries on Vimeo.

Hour of Power Ep. 2151 - Full Hour from Crystal Cathedral Ministries on Vimeo.